En la Reproducción Asistida existe una técnica denominada Assisted Hatching o Eclosión Asistida. Conocé en esta nota de que se trata.

Eclosión hace referencia al hecho de nacer o brotar de un ser vivo luego de romper la envoltura que lo contenía, como por ejemplo un huevo o un capullo. Asistida significa ayudada, es decir que no lo hace por sí mismo, sino que recibe ayuda. Y aún sabiendo la definición de esta palabra, éste término se usa casi a diario cuando hablamos de los embriones humanos en el laboratorio de Reproducción Asistida llamándolo Assisted Hatching.

¿Cómo es el proceso de desprendimiento del embrión?

Para entender esto solamente tenemos que mirar la imagen de embriones humanos…

Como podemos ver los embriones humanos recuerdan a pequeños huevos de gallina, donde las células embrionarias crecen envueltas y protegidas por una cubierta glicoproteica que el óvulo (gameta femenina) le proporcionó. Esta cubierta, cuyo nombre correcto es zona pelúcida, tiene entre sus funciones una que es similar a la de la cáscara de los huevos, es decir protección mecánica, aislando del entorno a lo que sucede en su interior.

Para entender todavía un poco más, hay que recordar que el embrión durante sus primeros estadíos de desarrollo en el cuerpo humano, se encuentra “en movimiento” por la Trompa de Falopio en el cuerpo de la mujer. Mientras se traslada, las células de su interior crecen, se dividen, adquieren funciones, metabolizan, copian información, se diferencian, y todo esto a lo largo de aproximadamente 5-7 días hasta que, finalmente, llegan a la cavidad uterina donde deben implantarse.

Para implantarse y así establecer el embarazo, éste embrión debe liberarse de esa “cáscara” que heredó del óvulo y que tanto lo ayudó durante sus primeros días de vida. Ese escape o liberación es lo que se conoce como HATCHING ya que recuerda lo que sucede cuando nacen desde los huevos los animales que se reproducen de esa manera.

Este proceso es completamente necesario y se da de manera natural y fisiológica, a partir de pequeñas sustancias que el propio embrión fabrica y libera. Llegado el momento de su diferenciación que le permite implantarse, el embrión comienza a sintetizar y liberar esas moléculas, que le permite eclosionar y así poder finalmente “anclarse” en el útero femenino, establecer el embarazo y seguir su desarrollo hasta el momento de su nacimiento.   

Si este proceso no ocurre, es decir si el embrión llegado el momento no puede romper esa cubierta, no podrá implantarse. Si la implantación no tiene lugar en el momento exacto que el embrión la necesita, éste se queda sin acceso a la alimentación y al oxígeno que si o ni requiere para continuar creciendo.

Pero entonces ¿en qué consiste la Eclosión Asistida?

En la naturaleza el proceso de desprendimiento se da de manera espontánea, pero la realidad es que cuando se realizan técnicas de reproducción asistida como el ICSI o la Ovodonación, tenemos la posibilidad de ver a esos embriones mientras se forman en el laboratorio de Embriología.

Muchos eventos generan un sutil endurecimiento de la cubierta proteica (zona pelúcida)  haciendo que llegado el momento del hatching, el embrión tenga que “esforzarse” más para poder romperla y liberarse. Por ejemplo las técnicas de vitrificación y desvitrificación (congelación y descongelación) de los embriones, produce cierta rigidez y endurecimiento de esta “cascarita” y por ello la técnica de Eclosión Asistida trae beneficios a ese embrión que en pocos días intentará liberarse de su cubierta para poder implantarse.

De todas maneras la técnica de Eclosión Asistida se utiliza de forma rutinaria en los laboratorios de Embriología porque ¿A quién no le viene bien un poco de ayuda para alivianar el largo camino que un embrión debe recorrer para lograr ser un bebé?

Solicita un turno para tu primera consulta y cumple el sueño de dar vida.