La Fecundación In Vitro ICSI es una técnica de reproducción asistida que consiste es la microinyección de espermatozoides en un ovocito para producir luego la fertilización.

ICSI (Intra Citoplasmic Sperm Injection) es una sigla que hace referencia a una técnica utilizada en reproducción asistida. Significa Inyección Intracitoplasmática de un espermatozide.  Las nuevas técnicas de “micro manipulación” como el ICSI para el tratamiento de casos complejos de infertilidad masculina son las recomendadas en casos de factores masculinos severos. Esta técnica de ICSI permite introducir un solo espermatozoide en el interior de un ovocito para producir la fertilización.

¿Para qué se utiliza la técnica ICSI?

Esta técnica de fertilización ICSI, se utiliza de manera rutinaria en todos los laboratorios de embriología humana del mundo. Sus resultados en términos de seguridad fueron exhaustivamente analizados, publicados y re evaluados. Asegurando que es súper segura para usar y que no agrega ningún problema a los niños nacidos mediante el uso de estas técnicas.

Se aplica para que un espermatozoide llegue al interior de un óvulo maduro. Este es el paso primero y fundamental para poder lograr la fertilización y el posterior desarrollo de un embrión capaz de implantar luego en el útero materno y originar así un embarazo y un bebé.

¿La FIV con ICSI se usa para todos los casos?

Podemos decir que se aplica a la mayoría. Aunque la técnica de ICSI originalmente fue diseñada para los casos de factor masculino donde había muy pocos espermatozoides o de mala morfología y no podían fertilizar sin ayuda, la realidad es que su uso se extendió a casi la totalidad de los procedimiento de reproducción asistida de alta complejidad por la seguridad de la misma y por la certeza que el espermatozoide logra ingresar al óvulo. Esto permite eliminar como causa de una falla de fertilización la duda de si el espermatozoide ingresó o no pudo ingresar al óvulo. Si el espermatozoide no puede ingresar al óvulo entonces nunca podrá fertilizarlo. 

¿Qué pasa después de haber realizado el ICSI?

La técnica de ICSI asegura el ingreso del espermatozoide al interior del óvulo, pero no asegura que la fertilización se logre. Esta técnica posiciona todo el proceso varios pasos delante de la marca de salida en esta carrera por lograr formar un embrión viable que pueda implantarse y dar origen a un embarazo saludable y un bebé nacido sano

Sin embargo, que el espermatozoide se encuentre en el interior del óvulo es un paso necesario para desencadenar una cascada de procesos interconectados, dependientes de tiempos específicos, como una sinfonía donde cada instrumento ingresa de manera controlada y en un preciso momento. Si alguno falla, o se demora todo se arruina. Lo mismo con este proceso tan delicado y sutil y de tanta importancia si algo se desarticula todo lo demás no sucede.

Para resumir ¿Qué es y por qué se usa el ICSI?

ICSI es una técnica de reproducción asistida de alta complejidad. Significa que mediante el uso de un microscopio y un equipo especial, se introduce un único espermatozoide (previamente seleccionado) en el interior de un óvulo maduro, para lograr su fertilización.

Esta técnica, desarrollada por 1994, permitió que varones que por su calidad espermática nunca hubieran podido soñar con ser padres genéticos, puedan ver concretado este deseo.

A lo largo de todos estos años, con el seguimiento y estudio de los niños nacidos luego de aplicar esta metodología, se demostró la seguridad de su uso y es por ello que se aplica de manera rutinaria en todos los laboratorios de reproducción asistida del mundo.

Desde ya que el ICSI no garantiza que los óvulos fertilicen, pero mejora la posibilidad de minimizar las fallas totales de fertilización.