Como sabemos, hay dos tipos de Técnicas de Reproducción Asistida de Alta Complejidad: la Fecundación In Vitro (FIV) y la FIV con ICSI.  Conoce sus ventajas y desventajas.

Existe una diferencia fundamental entre ambas. En FIV se colocan los óvulos y los espermatozoides en una cápsula de cultivo y se los deja en la incubadora para que se produzca la Fecundación sin ayuda externa. Por el contrario, en ICSI, un profesional altamente capacitado, inyecta el espermatozoide dentro del óvulo, utilizando pipetas especiales y microscopios de alta resolución.

Ingreso al óvulo…

Como hicimos mención anteriormente, en FIV, el espermatozoide penetra en el óvulo como lo haría de manera natural, es decir, por sus propios medios. Por lo tanto, de esta observación se desprende que es fundamental contar con espermatozoides que tengan la capacidad de interactuar con el óvulo e ingresar en el mismo, siendo esto una desventaja. En cambio, con ICSI, se sortea ese obstáculo de interacción óvulo-espermatozoide que es uno de los motivos más comunes por los cuáles no se logra el embarazo en una pareja, la incompatibilidad entre dichas gametas. 

Movilidad espermática…

Con ICSI se pueden utilizar espermatozoides con 0% de movilidad espérmica, una ventaja muy importante con respecto a Fecundación In Vitro. Por lo tanto, se abre un abanico de posibilidades, ya que podemos aprovechar espermatozoides provenientes de biopsia testicular, punción de epidídimo, retroeyaculación, etc, es decir, muestras de pacientes que tienen azoospermia, oligoteratozoospermia y otros diagnósticos relacionados con infertilidad masculina, en los que la movilidad espermática está muy reducida o es casi nula. Con FIV, estos pacientes, no tenían la posibilidad de ser padres. 

Óvulo recién inyectado

Fallas de fertilización total…

A su vez, es frecuente observar una desventaja con la técnica FIV, fallas de Fecundación total, es decir, no se observa ningún ovocito fertilizado luego de enfrentarlos con la muestra de espermatozoides. Esto sucede cuando existe incompatibilidad entre ambas gametas, y lleva a un fracaso total del tratamiento. En cambio, en ICSI, otra de las ventajas es que, es muy poco probable que ningún óvulo fertilice, debido a que nos aseguramos con la inyección, de que cada espermatozoide ingrese en el óvulo.
Por otro lado, con ICSI, evitamos la posibilidad de polispermia, es decir, que más de un espermatozoide penetre en el óvulo. Esto es común en FIV debido a que no se puede controlar cuántos espermatozoides ingresan y es una causa frecuente de Fecundación anormal. 

Morfología espermática…

Los espermatozoides con morfología espérmica anormal tienen una menor capacidad de Fecundación. Una de las ventajas con respecto a Fecundación In Vitro, es que en ICSI, el biólogo elige los espermatozoides de mejor morfología y los utiliza para la inyección. Por lo tanto, con ICSI, se pueden seleccionar los espermatozoides más aptos, dicho de otra manera, los que tienen una mayor capacidad de fertilizar de manera normal. 

En este artículo intentamos destacar algunas de las ventajas de la Fecundación In Vitro ICSI respecto a FIV. Cuando recién se empezó a emplear la Fecundación In Vitro ICSI, existía un poco de incertidumbre debido a que se utilizaban espermatozoides que naturalmente nunca hubiesen ingresado al óvulo. Por lo tanto, había un cierto temor respecto a los bebés que iban a nacer gracias a esta técnica. Luego de casi 25 años de que se utilice ICSI como tratamiento de fertilidad, se puede decir que no se reportaron diferencias entre estos niños y otros nacidos por otra técnica de fertilidad o con otros concebidos de manera natural. Por lo tanto, gracias a ICSI muchas parejas pudieron lograr el sueño de ser padres que, con otros tratamientos, no lo hubieran podido alcanzar.

En SEREMAS te ayudamos a alcanzar ese objetivo tan deseado de dar vida. Solicitá un turno para Fecundación In Vitro y sacate todas las dudas que tengas.