Después de un tratamiento de transferencia embrionaria surgen muchas dudas sobre que cuidados hay que mantener.

Durante los días posteriores a una transferencia embrionaria hay algunos cuidados que se pueden tener en cuenta, lo más importante después de realizarse este procedimiento es tratar de mantenernos tranquilos, tratando de que la ansiedad y los nervios no se apoderen de nosotros.

A continuación enumeramos los cuidados que se pueden tener durante el periodo posterior a la transferencia embrionaria:

  • Reposo:

Lo que se recomienda es permanecer acostada alrededor de 20-30 minutos en el centro de fertilidad, luego de terminada la transferencia. Posteriormente, la paciente es dada de alta y puede continuar haciendo vida normal, sin hacer actividades que impliquen mucha exigencia física o que requieran levantar mucho peso.

  • Evitar exceso de esfuerzo o de actividades físicas intensas:

Si bien como mencionamos, la paciente puede seguir con su rutina normal, es importante que por las semanas siguientes a la transferencia embrionaria, la paciente tenga el cuidado de no realizar ejercicios físicos de alta exigencia o que impliquen levantamiento de una cantidad importante de peso, como por ejemplo, crossfit, running o spinning. También se recomienda hacer distintas actividades o ejercicios que favorezcan una mayor relajación, como meditación o yoga.

  • Relaciones sexuales:

Es importante considerar que después de una transferencia embrionaria no se debe practicar relaciones sexuales hasta se realice la prueba de embarazo, siendo este cuidado valido tanto para los casos en que se transfieran embriones en fresco como para los casos de transferencia de embriones criopreservados. Ya que con que la penetración se promueven las contracciones uterinas, lo que puede ser contraproducente para el proceso de implantación embrionaria.

  • Alimentación:

Luego de la transferencia, la paciente puede seguir una dieta normal, que idealmente sea lo más equilibrada y sana posible. También se recomienda consumir mucha agua, siempre evaluando el aspecto de la orina al ir al baño, asegurándonos de que el mismo sea normal y no se vea muy concentrada. De ser posible, también es bueno restringir el consumo de sal. Es importante remarcar que en la dieta no debe haber un exceso de consumo de alcohol o café.

  • Tabaco: 

Considerar que no se debe fumar antes ni después de una transferencia embrionaria, ni tampoco durante el embarazo, siendo este cuidado uno de los más importantes ya que se sabe que el tabaco afecta negativamente tanto al desarrollo embrionario como fetal.

  • Medicación:

El médico dará las indicaciones de con que medicamentos se deban continuar luego de la transferencia embrionaria,  hasta la prueba de embarazo. En caso de requerir tomar otra medicación por alguna otra razón, es importante que la paciente informe al médico con la mayor anticipación posible.  Es normal que posteriormente a la transferencia algunas pacientes sientan un poco de molestia o dolor, para estos casos se puede administrar algún analgésico, como Paracetamol, evitando el Ibuprofeno.

  • Baños de inmersión:

Otro de los cuidados es evitar realizar baños de inmersión, sesiones de spa o nadar en la pileta los días siguientes a una aspiración o transferencia embrionaria, ya que esto puede aumentar el riesgo de contraer infecciones, y además, puede afectar a la acción de los óvulos de progesterona, si no se los deja actuar por lo menos dos horas previo a la inmersión en agua

Además de tener estos cuidados en mente, es importante saber que hay ciertos síntomas que pueden aparecer post transferencia, y cuya presencia  o ausencia no debe sernos un signo de preocupación:

  • Aumento del flujo vaginal:

Esto puede verse los primeros días luego de la transferencia embrionaria, y se debe a la aplicación de los óvulos de progesterona y a la administración de medicamentos hormonales durante la estimulación.

  • Sensación de fatiga y nauseas:

Que es generado por el aumento de los niveles de progesterona y otras hormonas en el organismo, debido a su administración durante el tratamiento y/o generados por el embarazo.

  • Perdidas de sangre:

Siendo esto probablemente causado por la fricción generada al pasar la cánula de transferencia a través del cuello del útero, o por  la acción de la progesterona administrada, o generada por el embarazo. Estas pérdidas, si se presentan, suelen durar de dos a tres días luego de la transferencia. En caso de persistir de forma constante, se recomienda informar al médico y realizar reposo hasta lograr que no haya pérdidas por entre 24 y 48 horas.

Es importante que ante la presencia de síntomas, como fiebre, sensaciones importantes de hinchazón, fuerte dolor abdominal o dificultad para respirar, la paciente debe comunicarse con el centro de fertilidad o su médico para hacer una evaluación de la situación y tomar las acciones que sean necesarias

Por último, sabemos lo difícil que es mantenernos con calma y no dejar que nuestras emociones e inseguridades nos dominen en medio de este tipo de tratamiento, es importante tratar de no estresarse y disfrutar de este periodo de espera, siendo muy recomendable para esto rodearse de la familia y amigos y planificar actividades que nos motiven y nos permitan soltar por un tiempo la carga emocional que todo este proceso trae consigo.