Cada vez son menos los casos de infertilidad en los que no se logra determinar la causa